Costello por Cash

Hay muy pocos artistas que, a la hora de hacer una versión, realmente aporten al tema. Costello es uno de ellos.

Desayunen con esta preciosidad de tema de Johnny Cash, I’ll Still Love You:

Anuncios

Calidad sin tecnología (ni falta que le hace)

En estos tiempos, desde hace décadas ya, cuando la producción y los medios técnicos eclipsan la calidad de muchos temas (si es que la tienen), no es malo desnudar los temas y quedarnos con lo esencial.

Y para ello, qué mejor que volver a cuando la tecnología simplemente no estaba ahí. De 1958, les recordamos este hit que seguro conocen. Ahí lo tienen, un temazo sin ninguna floritura accesoria. The Shirelles nos traen su “Will you Still ove me Tomorrow”

El que tuvo, retuvo

De siempre anduvo Byrne flirteando con las cosas luego llamadas étnicas, músicas del mundo y tal. Y eso, oigan, tenía mucho mérito en el contexto de cuando salieron, tocando en el CBGB, con los Ramones y demás guitarreros ruidosos.

Y resulta que décadas después la tribu sube a los escenarios en lo que parece que será toda una fiesta. Vean la coreografía y la uniformidad. Estas cosas solo les caben en la cabeza a unos pocos dotados. David Byrne es uno de ellos. Salen de gira mundial, así que les pillará cerca. No se lo pierdan:

 

 

 

Matthew Sweet

A la altura de los más grandes del pop (sin que pop, claro, suene despectivo en absoluto) tenemos a nuestro siempre amigo Matthew Sweet.

Con comienzos muy joven en la década de los 80, a Sweet le llegó un éxito comercial muy merecido ya en los 90. Temas tarareables, una producción acorde, músicos de acompañamiento del mejorcísimo de los niveles (a la guitarra Robert Quine, ahí es nada) y un timing perfecto, que dicen los guiris, hicieron de Matthew Sweet un fenónemo que, lenta, triste e injustamente se fue diluyendo.

El disco que le catapultó a la fama fue Girlfriend, una gozada de obra, perfecta de cabo a rabo. Con aparente ingenuidad, en el disco abundan matices y texturas que hacen de él una maravilla intemporal.

Y para temporales, los de estos días, así que disfruten de Girlfriend con sus auriculares (de los grandes, los que cubren la oreja, que los otros valen para correr y poco más) mientras ven llover:

Freemdom’s Goblin, de Ty Segall

Para este fin de semana, donde el frío va y vuelve, les dejamos un gran disco. Prepárense para guitarras inteligentes y superpuestas. Esto no es un juego de niños, la cosa va en serio. Esto no es para recién llegados.

Del fantástico sello discográfico Drag City ya hablamos aquí en su momento, de hecho ocupa toda una entrada. Y en Drag City graba Ty Segall, un joven guitarrista y compositor que desde hace tiempo deja a todos boquiabiertos. A la crítica y al común.

Su disco Freedom’s Goblin es un muestrario de más de una hora de cómo hacer las cosas muy bien. Es como un enorme cuadro estupendo: todo está en su sitio y nada sobra.

Abríguense, disfruten de este disco y luego sonrían.